“Chihuahua sepulta el sistema de fiscalización política”: Acosta Félix

Publicidad

El Auditor Superior Héctor Acosta Félix reconoció la labor de la Comisión de Fiscalización al crear un instrumento de evaluación que es referencia a nivel nacional y al mismo tiempo le solicitó su continuar con su apoyo para subsanar las deficiencias que en materia legislativa existen en la labor de combate a la corrupción.

Junto con su equipo directivo, el Auditor Superior recibió de la Comisión de Fiscalización el informe de evaluación de desempeño de la Auditoría Superior del Estado (ASE) en la que le otorgaron una calificación de 9.8.

Acosta Félix dijo a la Comisión y su equipo técnico que el sistema bajo el cual se revisa la labor de la ASE es un instrumento que ya es referencia a nivel nacional para la evaluación de un órgano de fiscalización local, pues no se tiene antecedente de que exista algo así.

Señaló que, al transitar del sistema de fiscalización anterior al actual, con un órgano técnico encargado de revisar las cuentas y qué, a su vez este órgano sea evaluado en su desempeño se “sepulta en forma definitiva el sistema de fiscalización política que existió en Chihuahua durante más de 20 años” y da paso a un sistema que le da seguridad a la población de que el trabajo se está dando: “es una gran aportación que esta Comisión hereda a otras legislaturas que están por venir”, aseguró.

Dentro de la reunión las diputadas Leticia Ortega Máynez e Isela Martínez destacaron la labor que tanto los equipos de trabajo de la Comisión como de la Auditoría Superior del Estado han hecho para logar avanzar en materia de fiscalización y cuidar que los recursos públicos estén bien administrados por todos los entes.

En cuanto a los obstáculos que tiene la ASE para cumplir con su labor, el Auditor Superior dijo que ojalá la Comisión y el Congreso puedan colaborar para atenuarlos ya que en algunos casos se trata de limitaciones que impiden verdaderos resultados de combate a la corrupción. 

Mencionó, por ejemplo:

1.      Deficiencias que tiene la Ley General de Responsabilidades Administrativas pues hay una alta cantidad de acciones indebidas que no están definidas como tal.

2.      La falta de atención de los órganos internos de control municipales a los asuntos enviados para su seguimiento; el 60 por ciento de los expedientes que deberían investigar para determinar o no responsabilidad no son atendidos. 

3.      Los órganos internos de control estatales que no profundizan en las investigaciones que se les turnan.

4.      El Tribunal Estatal de Justicia Administrativa (TEJA) que agrega requisitos a los establecidos en la Ley en los procedimientos para sancionar a servidores públicos.

Author: Admin

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *